UN ESTUDIO DEMUESTRA QUE UNO DE CADA DOS CONDUCTORES ES AGRESIVO

29 de Diciembre, 2014

Un estudio demuestra que uno de cada dos conductores es agresivo

El 53% admite ser violento frente al volante, que incluye bocinazos, insultos y gestos. Lo reveló una encuesta de Luchemos por la Vida.

El 53% de quienes conducen vehículos admite tener un comportamiento violento en la calle, que incluye bocinazos, insultos y gestos, reveló una encuesta entre conductores de ambos sexos realizada por Luchemos por la Vida.
 
"A pesar de que las respuestas implicaban una autocrítica, sorprenden", sostuvo el texto del informe de la ONG que publicó hoy el Diario Popular, donde se explicó que más de la mitad admitió que "gesticula o insulta a un conductor que le molesta con sus maniobras"
 
"Resulta significativo el reconocimiento por parte de los conductores de su agresividad directa durante la conducción. La mayoría, el 53 por ciento, reconoce que insulta y gesticula cuando otro conductor lo molesta con sus maniobras, y el 42 por ciento devuelve las agresiones verbales-gestuales que recibe. El 53 por ciento reconoce que toca la bocina al conductor que lo molesta en el camino", contó la licenciada María Cristina Isoba, que realizó el estudio.
 
En el informe también se afirmó que un 9 por ciento de los varones ha llegado a trenzarse en una lucha cuerpo a cuerpo a raíz de un problema en el tránsito, mientras que ninguna de las mujeres encuestadas había llegado a ese extremo de la violencia física al momento de la consulta.
 
"Claramente, los varones son más agresivos que las mujeres al volante. Sin embargo, tampoco las damas resultan pacíficas. La mitad de ellas reconoce insultar a quien la molesta, el 39 por ciento toca la bocina al que la importuna en su camino", indicó la analista de Luchemos por la Vida.
 
Asimismo, Isoba sostuvo que "en lo que hace a la conducción agresiva ambos sexos reconocen olvidar la prioridad al peatón en las esquinas, las mujeres, 39 por ciento, en un porcentaje mayor con respecto a los varones, 32 por ciento"
 
"Ambos sexos reconocen que olvidan dar la prioridad al conductor que viene por su derecha en las intersecciones, 30  por ciento; y la mayoría, el 70 por ciento, aceleran cuando se acercan a un semáforo que está en amarillo", explicó la experta, acerca de actitudes agresivas mientras se conduce.
 
Además, Isoba manifestó que "la lectura de esta encuesta, que tiene la limitación de implicar una autocrítica, difícil para la mayoría, corrobora las observaciones cotidianas del tránsito y contribuye a entender muchos de los siniestros que cobran tantas vidas en nuestra ciudad y en el país"
 
Los expertos en el tema sostienen que "muchas veces los conductores inmaduros o agresivos se cruzan en nuestro camino y pueden ser la causa de un accidente que nos involucre", por lo que recomiendan ‘estar preparado para reaccionar adecuadamente y poder evitarlo"
 
Los consejos para evitar la violencia al conducir:
 
1) No provocar. Ya sea, encerrando al sobrepasar, circulando más despacio por el carril izquierdo, pegándose atrás de un vehículo o haciendo gestos obscenos.
2) No engancharse. Un conductor enojado no puede empezar una pelea a menos que el otro se enganche. La persona puede protegerse de los conductores furiosos evitando enojarse con ellos. No responder a una provocación. No provocar con la mirada. Si se piensa que el otro conductor lo está siguiendo o intentando comenzar una pelea, pedir ayuda, deteniéndose en un sitio con gente.
 
3) Poner distancia. Darle a los conductores enojados mucho espacio en el camino. No tomarlo como algo personal. Mantenerse sereno y no tomar las acciones de los otros conductores como algo personal. Hay que pensar que el otro puede tener algún problema serio, que lo motiva a esa acción.
 
4) No competir con los demás conductores. Una persona no necesita demostrarle a nadie su valor o su razón. Su mayor éxito consiste en llegar a destino sano y salvo. Procurar mantener la calma.
 
Fuente: http://www.territoriodigital.com/

NEWSLETTER

Usted recibirá las últimas noticias, novedades y eventos en su correo electrónico.

Suscribirse

PARA PENSAR

Casi la mitad de la población de un planeta con
enormes capacidades de producción
se halla por debajo del nivel de la pobreza, y la quinta parte, en indigencia o pobreza extrema.

CEPAL