SóLO 1 DE CADA 10 ARGENTINOS DONA PLATA PARA CAUSAS SOLIDARIAS

19 de Febrero, 2013

Sólo 1 de cada 10 argentinos dona plata para causas solidarias

Se suele decir que el argentino es solidario. Y lo es, pero por puro impulso y esporádicamente. Sólo una de cada diez personas dona dinero regularmente para sostener una causa. Actúa frente a las catástrofes, o simplemente prefiere dar alimentos y ropa o ceder su tiempo y conocimientos, pero no tiene la costumbre de dar dinero mensualmente a una organización civil. Las razones: principalmente falta de información, y luego desconfianza. Los jóvenes son más abiertos a estas causas y están más dispuestos a colaborar.

Según un estudio de la consultora Poliarquía, sólo el 10 % de los argentinos realiza donaciones económicas regulares a entidades de bien público. Sin embargo, en cuanto a las donaciones en especies, el estudio muestra que el 18% asegura haber donado alimentos, ropa o medicamentos.
 
La buena noticia es que en el estudio se ve una tendencia más solidaria entre los jóvenes. Tanto en la participación de actividades sociales como en la propensión a colaborar económicamente, el grupo de 18 a 29 años arroja cifras esperanzadoras. El 24 por ciento dice que los ciudadanos son quienes deberían financiar a las organizaciones, y el 26 por ciento aseguró que estaría dispuesto a donar dinero en los próximos meses. Y algo más: los jóvenes son quienes también están movilizando la solidaridad en las redes sociales.
 
Ana Garat, presidente de AEDROS, la asociación que nuclea a los profesionales que trabajan en la tarea de movilizar fondos para causas sociales, dice: “Los argentinos somos muy solidarios, pero necesitamos animarnos más a un compromiso económico sostenido con las organizaciones de la sociedad civil. Nos movemos por impulsos y reaccionamos solidariamente cuando hay una catástrofe natural o social de gran magnitud, pero las donaciones de alimentos, ropa u otros productos, si bien son necesarios, no son suficientes para garantizar que las entidades de bien público puedan cumplir con su misión para generar el impacto esperado. Es importante que pensemos en las donaciones como una verdadera inversión social”.
 
Según el estudio de Poliarquía, el 23 % de los entrevistados afirma que el bajo nivel de donaciones es por falta de confianza a la hora de donar dinero. Sin embargo, no es el motivo más citado. Un 24 % asegura que el problema es la falta de información sobre cómo y a quién donar dinero.
 
Otro dato para remarcar es que el 60 % de los consultados considera que la responsabilidad de sostener a estas organizaciones es de los Estados, las empresas y fundaciones, mientras que sólo el 20 % piensa que es un deber de los ciudadanos.
 
“En Argentina hay doce millones de personas con tarjeta de crédito, y sin embargo, la cantidad de personas que dona en forma regular con tarjeta es medio millón. Es decir que en la actualidad, sólo una de cada veinte personas que tienen tarjeta de crédito realiza donaciones regulares. Como sociedad podemos esperar un mayor compromiso”, asegura Mariela Becker, directora ejecutiva de AEDROS.
 
“Es importante que nos preguntemos si encontramos la causa que queremos apoyar, la temática en la que queremos hacer un impacto o queremos cambiar la vida de otros para que entre todos podamos construir una sociedad mejor”, dice Garat.
 
Para Magdalena Saieg, de la Fundación Cimientos, “la educación es fundamental para generar cambios. Que la donación como hábito se enseñe en la niñez permite pensar en un futuro mejor”.
 
Diego Salas, de Greenpeace, sostiene: “No hace falta donar grandes cantidades de dinero, con una pequeña donación se puede hacer mucho”.
 
Y Guillermo De los Santos, de Médicos sin Fronteras en Argentina, agrega: “Para las organizaciones, el aporte de personas es sólo una decisión económica sino filosófica. Cuando la independencia es clave, sólo el financiamiento de miles de personas puede garantizar esto”.
 
Fuente: Clarin
 

NEWSLETTER

Usted recibirá las últimas noticias, novedades y eventos en su correo electrónico.

Suscribirse

PARA PENSAR

Uno de cada tres latinoamericanos vive debajo de la línea de pobreza (180 millones de personas) y 10 economías de la región continúan estando entre las 15 más desiguales del mundo.

Informe OCDE y CEPAL - 2011