GéNERO EN CIFRAS: MUJERES Y VALORES EN LA SOCIEDAD ARGENTINA

16 de Octubre, 2011

Género en cifras: mujeres y valores en la sociedad Argentina

Esta nueva publicación del PNUD identifica los logros y las asignaturas pendientes en términos de igualdad de género en Argentina, y provee herramientas rigurosas para el debate, diagnóstico y diseño de políticas.

Transcurridos 15 años de la IV Conferencia Mundial sobre la Mujer en Beijing, en la que se declaró una plataforma de acción para orientar a los países en el diseño de políticas e iniciativas para alcanzar la igualdad de género, es pertinente realizar un balance de la situación en la que se encuentra Argentina en la actualidad. A través de información empírica actualizada, esta publicación se propone contribuir a la discusión sobre los avances alcanzados y las asignaturas pendientes para el logro de la igualdad entre los géneros desde la perspectiva del enfoque del desarrollo humano.

La preocupación principal del enfoque del desarrollo humano (EDH) es la expansión de las potencialidades de las personas y la libertad que ellas experimentan para ejercer oportunidades reales en sus trayectorias de vida. El EDH coloca en el centro de la reflexión la calidad de vida de las personas y concibe al proceso de enriquecimiento de las posibilidades humanas como el objetivo clave del desarrollo. 
 
Un aspecto central del EDH es la idea de agencia, que indica cómo puede mejorar la calidad de vida de las personas a través de su involucramiento y participación directa. Como señala el premio Nobel Amartya Sen “la calidad de vida de las personas puede mejorar de forma significativa en términos de bienestar y de libertad individual, pero (al mismo tiempo) la agencia humana puede generar de forma deliberada mejoras importantes en términos de organización y compromiso social”.
 
La concepción de agencia implica que la medición del desarrollo humano no se limita a la estimación de sus tres dimensiones básicas —salud, educación e ingreso—, sino que refiere también a las capacidades de las personas en un sentido más amplio. Apunta, en particular, a la estimación del empoderamiento: la capacidad de las personas para controlar su propio destino, ejercer derechos, y disponer de recursos y oportunidades para realizar opciones y decisiones estratégicas. En otras palabras, la idea de agencia presupone la capacidad de las personas de canalizar sus derechos a través de la participación en la vida de sus comunidades.
 
A su vez, para ejercer estos derechos, las personas deben poder vivir una vida libre de coerción y violencia. En este marco, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo entiende al género como los atributos sociales y las oportunidades asociadas con el ser femenino y masculino y las relaciones entre mujeres y varones, niñas y niños, como también entre las mujeres y entre los varones. Estos atributos, oportunidades y relaciones están construidos socialmente, son aprendidos a través de procesos de socialización y varían según el contexto social y temporal. 
 
En este sentido, la igualdad de género es la igualdad de derechos, responsabilidades y oportunidades de mujeres y varones, niños y niñas. Ello significa, entre otras cuestiones, que el acceso a estos derechos, responsabilidades y oportunidades no dependan de haber nacido con sexo masculino o femenino. Implica, también, que la igualdad entre mujeres y varones es una precondición del desarrollo centrado en las personas.
 
Este documento se propone aportar un estudio pormenorizado y con fuerte sustento empírico de los logros y los desafíos en el acceso a las dimensiones del desarrollo humano en términos de igualdad de género. Para ello, recoge la integralidad del EDH, al concentrarse en los ámbitos de la salud, la educación, y el trabajo, así como también en la participación política y la violencia contra las mujeres. Con este objetivo, se utilizan los indicadores de desarrollo humano que penalizan las desigualdades por género más establecidos, como el Índice de Desarrollo Humano relativo al Género y el Índice de Potenciación de Genero, y al mismo tiempo se introducen innovaciones metodológicas en la construcción de nuevos indicadores.
 
Asimismo, este documento incorpora una perspectiva de género en la investigación estadística; desde la construcción de indicadores, hasta la recolección y análisis de información y la publicación de resultados. Esto implica valorar los efectos de las políticas públicas en los varones y en las mujeres. Supone además que los roles, actividades, tareas y responsabilidades de mujeres y varones frecuentemente difieren, por lo cual los instrumentos estadísticos deben captar y consignar información que distinga estas diferencias. Las estadísticas de género son un instrumento imprescindible para dimensionar las manifestaciones de la desigualdad de género y conocer la situación de las mujeres.
 
En la primera parte de este trabajo, “Argentina en el contexto internacional”, se presenta un estudio de la igualdad de género en materia de desarrollo humano entre Argentina y los otros países del mundo a través del análisis del Índice de Desarrollo Humano relativo al Género y el Índice de Potenciación de Género.
 
En la segunda parte, “El mapa de las jurisdicciones”, se analiza la desigualdad de género a nivel subnacional. Para ello se computó por primera vez un Índice de Desarrollo Humano Ampliado sensible a las desigualdades entre mujeres y varones.
 
En la tercera parte, “Ámbitos de la igualdad de género en Argentina”, se realiza un estudio detallado de la situación de mujeres y varones en ámbitos críticos del desarrollo humano. Con este fin se analiza una multiplicidad de fuentes e indicadores. Por último, en la conclusión se plantean reflexiones y recomendaciones sobre la investigación estadística desde una perspectiva de género, y se identifican logros y desafíos de la igualdad de género en el país. 
 
De esta forma, esta publicación analiza las tendencias recientes en varios de estos ámbitos para identificar los logros y las asignaturas pendientes en términos de igualdad entre mujeres y varones en el país, y así proveer herramientas rigurosas para el debate, diagnóstico y diseño de políticas.