EN ELDORADO, PERSONAS CON DISCAPACIDADES SOLICITAN QUE LOS EDIFICIOS SE ADECUEN A NORMAS VIGENTES

12 de Febrero, 2013

En Eldorado, personas con discapacidades solicitan que los edificios se adecuen a normas vigentes

La falta de rampas en edificios públicos y privados (utilizados por los ciudadanos) en Eldorado, hace dificultosa la tarea a personas con discapacidad. Piden que se liberen las veredas para poder circular libremente. La falta de rampas en los cordones de las intersecciones de las calles y avenidas también produce grandes dificultades a aquellas personas que deben, por sus impedimentos físicos, transitar en sillas de ruedas o con elementos ortopédicos.

En tanto que la instalación de mesas con mercaderías de distintos negocios o los denominados vendedores ambulantes que se instalan en las aceras ofreciendo sus mercaderías, también dificultan el traslado de personas con discapacidad.
 
De esta forma no se cumple con las leyes provinciales y las ordenanzas municipales que establecen que los edificios públicos y (casi) privados deben contar con todo lo necesario para que las personas con discapacidad no tengan inconveniente alguno para desplazarse. “No queremos ser ciudadanos de segunda. Merecemos el mismo trato que los demás ciudadanos. Y, por tal motivo solicitamos que, por lo menos en las nuevas construcciones, se establezca como norma prioritaria que los edificios tanto públicos como privados cuenten con todo lo necesario para personas con diferentes capacidades”, solicitó Claudia Liberatto, una mujer abogada, con problemas motrices que debe realizar trámites en los juzgados y se le hace imposible, debido a la falta de rampas o de ascensores.
 
En tal sentido, la falta de estos elementos se hace notar en los juzgados de Instrucción números uno y dos de Eldorado. Ambos están situados sobre la avenida San Martín, kilómetro nueve, en el primero y segundo piso de un edificio que sólo cuenta con escaleras. “Yo me manejo en silla de ruedas y me es imposible subir y bajar escaleras. Como abogado penalista debo presentar escritos o participar de indagatorias y esto se me dificulta debido a la falta de rampas o ascensores”; dijo Pablo Pasqualotto, abogado de Puerto Esperanza que debe realizar trámites en Eldorado.
 
La situación es similar en el edificio del Tribunal Penal 1 de Eldorado, ubicado en la intersección de las calles San Juan y América. Por ejemplo, la sala de debate está ubicada en el tercer piso de un edificio que sólo cuenta con escaleras para el ingreso y egreso de personas. “He participado de debates y realmente cada vez que debía subir o bajar tenían que alzarme a upa”; dijo el abogado de Puerto Esperanza.
 
Pero no solo el problema es la falta de rampas, sino también la falta de adecuación de los elementos para la utilización de los sanitarios. “Las llaves de luz o el elemento para desagotar el inodoro están ubicados a alturas que no podemos alcanzar quienes nos manejamos en sillas de ruedas”, dijo Pasqualotto.
 
La situación es similar en otros edificios públicos. Tal es el caso del edificio donde funciona el Concejo Deliberante de Eldorado, sobre la calle Kennedy, en el kilómetro9. En el primer piso están las oficinas de los ediles y la sala de debate. Sólo se puede ingresar por escaleras. “Es dificultoso llegar al primer piso en un escalera muy angosta que ni siquiera tiene buena circulación”, dijo Carla Samudio, quien debido a un problema motriz camina con muletas.
 
En el edificio central de la Municipalidad de Eldorado sucede lo mismo. Aunque aquí se previó la instalación de un ascensor. “Está el hueco para instalarlo pero hasta ahora no se llevó a cabo la obra”; dijo un empleado municipal. En el primer piso hay oficinas de atención al público y en el segundo están los despachos del intendente  y del secretario de Gobierno, como así también la oficina de prensa. “Cuando necesito hablar con alguno de los dos funcionarios se me hace imposible subir las escaleras y, es difícil que ellos bajen a atenderme. Por eso nunca tengo acceso a ambos”; dijo Roberto Zucco, dirigente barrial con problemas de motricidad.
 
El otro edificio público que cuenta con dificultades para personas con capacidades diferentes es la Cooperativa de Electricidad de Eldorado. Tiene una rampa de acceso para poder ser atendidos en el sector de cajas o por personal, pero si una persona necesita dirigirse a contaduría, tesorería o gerencia,  en el primer piso no cuenta con rampas ni ascensores.
 
Veredas intransitables
 
El otro grave problema que tienen los ciudadanos con dificultades motrices o no videntes, es la situación que se producen en las distintas veredas de la ciudad de Eldorado.
 
En la zona comercial del sector oeste de la ciudad, los propietarios de los distintos negocios instalan mercaderías en la vereda, dificultando de esta forma la circulación de personas.
 
Idéntica situación sucede en la zona comercial este de la ciudad. “Personalmente se me hace imposible caminar porque me choco con todo y los propietarios o vendedores ambulantes se enojan porque, en más de una oportunidad sin querer tiré al suelo las mesas con la mercadería”; dijo Carlos Rosbelck,  una persona no vidente.
 
Las personas consultadas solicitaron la intervención de las autoridades municipales para la solución de este problema. "Somos todos iguales. No queremos ser ciudadanos de segunda. Tenemos el derecho de poder circular libremente y además de poder acceder a los edificios. Simplemente solicitamos que se nos respete y se cumplan con las leyes y ordenanzas vigentes”; coincidieron las personas consultadas.
 
Fuente: Misiones Online
 

 

NEWSLETTER

Usted recibirá las últimas noticias, novedades y eventos en su correo electrónico.

Suscribirse

PARA PENSAR

Del total de las personas viviendo con VIH en el mundo, que están en condiciones de entrar en tratamiento, el 47% lo tiene, mientras que el 53% carece del mismo.

ICW Global - 2011