EL VALIENTE NO ES VIOLENTO: ENTREVISTA Y MATERIALES úTILES

15 de Agosto, 2013

El valiente no es violento: entrevista y materiales útiles

En el marco de la campaña y el concurso de la ONU, El valiente no es violento, la Revista Humanum entrevistó a Andrea Balzano, Coordinadora del Área de Género del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Argentina. En esta nota, la entrevista completa y los links a publicaciones y producciones sobre esta problemática que afecta a un gran porcentaje de la población.

Durante el mes de Julio, en el marco de la campaña y el concurso de la Organización de las Naciones Unidas El valiente no es violento, se realizó un taller de sensibilización sobre violencia de género. Fue una oportunidad para abordar desde una perspectiva teórica, práctica y experiencial la importancia del tema de las masculinidades y la violencia durante el noviazgo. Con el fin de ahondar más sobre este tema, la Revista Humanum entrevistó a Andrea Balzano, Coordinadora del Área de Género del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Argentina.
 
¿Qué se entiende por violencia de género y, específicamente, violencia durante el noviazgo?
 
En Argentina utilizamos la definición de violencia propuesta en la Ley 26.485 de “Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres en los ámbitos en que desarrollen su relaciones interpersonales” (Sancionada en el año 2009 y reglamentada en el 2010).  La misma define a la violencia como toda conducta, acción u omisión, que de manera directa o indirecta, tanto en el ámbito público como en el privado, basada en una relación desigual de poder, afecte su vida, libertad, dignidad, integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial, como así también su seguridad personal.
 
Existen distintos tipos de violencia.  La clasificación más común está relacionada con los métodos/mecanismos con que ésta se ejerce y las consecuencias que tiene sobre las víctimas. Entre los distintos tipos de violencia podemos identificar a la física, la psicológica, la sexual, la económica o patrimonial y la simbólica.
 
La violencia puede darse asimismo, en distintos ámbitos en donde se desarrollaron las relaciones interpersonales. Esto da origen a la clasificación sobre modalidades de violencia, que incluye a la violencia doméstica (incluye a todos los integrantes del grupo familiar, ya sea que convivan o no, y aquí se encuentra también la violencia en el noviazgo), la institucional, la laboral, contra la libertad reproductiva, obstétrica y mediática.
 
¿Cuán frecuente son estas formas de violencia en la sociedad argentina? ¿Y en el resto de América Latina? 
 
La violencia hacia las mujeres constituye lamentablemente una de las violaciones a los derechos humanos más frecuentes en el mundo, violando una larga lista de derechos humanos de las mujeres (vida, integridad física y salud, entre otros) y obstaculizando el acceso a otros tantos (trabajo, educación, etc.).
 
Según las últimas estadísticas difundidas por la Organización Mundial de la Salud durante el año en curso, 1 de cada 3 mujeres ha vivido o vivirá violencia física o sexual. En América Latina, la situación no es más alentadora, ya que este porcentaje está alrededor del 30%.
 
En Argentina no contamos aún con estadísticas sobre violencia basadas en encuestas de población, pero sí con diversos registros basados en servicios a nivel provincial que dan cuenta de las distintas manifestaciones del fenómeno. Según datos de la Oficina de Violencia Doméstica de la Ciudad de Buenos Aires el 79% de las personas afectadas por la violencia doméstica en abril de 2013 fueron mujeres y niñas, el 80% de las personas denunciadas varones y los tipos de violencia observada psicológica (97%), física (67%), económica (40%) y sexual (15%). 
 
¿Existen diferencias entre grupos socioeconómicos, zona geográfica o nivel de educación?
 
Las estadísticas disponibles a nivel mundial y en nuestro país muestran que no existen grandes diferencias sobre prevalencia de la violencia entre grupos socioeconómicos, zona geográfica o nivel de educación. Sin embargo, la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran algunos grupos de mujeres, que sufren múltiples tipos o formas de discriminación, hace que las consecuencias sean más graves para ellas que para el resto de las mujeres. Estimaciones realizadas en base a informes publicados por la OIT, UNODC y OIM, dan cuenta que las mujeres son el 70% de la población mundial pobre; reciben entre un 10% y un 30% menos de salario que los varones en el mismo cargo, con las mismas funciones; son responsables de dos tercios del trabajo realizado en el mundo, pero reciben sólo el 10% de los beneficios; son propietarias del 1% de las tierras de cultivo, aunque representan el 80% de la mano de obra campesina. A este panorama se suma que dos de cada tres (60%) sufre algún tipo de violencia (física, sexual, psicológica, etc.) dentro o fuera de sus hogares. Entonces, arriesgaría a decir que no hay fronteras reales o simbólicas que contengan las acciones de abuso o violencia hacia mujeres y niñas.
 
Un ejemplo claro es el de las mujeres indígenas de Canadá, que tienen cinco veces más probabilidades que otras mujeres canadienses de la misma edad, de morir como resultado de este  tipo de violencia (Estudio a Fondo del Secretario General, 2006).
 
¿Cuáles son las principales causas de estos tipos de violencia?
 
En este tema, es muy importante distinguir, entre las causas y los factores que concurren en cada tipo de violencia. Las causas de la violencia hacia las mujeres están directamente ligadas a patrones culturales discriminatorios, basados en la división sexual del trabajo (hombre proveedor y mujer cuidadora), que ubican a las mujeres en una situación desigual de poder frente a los hombres. Asimismo, existen algunos factores, como las crisis económicas, los conflictos armados o los desastres naturales, que aumentan las probabilidades de la ocurrencia de la violencia en un momento o lugar determinado, ya que profundizan la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran las mujeres y las niñas.
 
¿Qué temas tocaron en el taller y quiénes participaron? ¿Qué resultados esperan? ¿Cómo piensan que se aplicará lo aprendido?
 
El objetivo principal del taller fue el de sensibilizar a las organizaciones de la sociedad civil que trabajan con jóvenes, sobre la problemática de la violencia de género. Asimismo, el taller sirvió como instancia de presentación de los lineamientos principales de la Campaña regional  ”El Valiente no es Violento” y de la principal actividad de la Campaña en Argentina, es decir el concurso de producciones multimedia.
 
En el taller se abordaron tres temas: 1) panorama general de la violencia de género en Argentina y en el mundo, 2) cómo trabajar para la prevención de la violencia en parejas jóvenes y 3) debate sobre los modelos de masculinidades -masculinidad hegemónica frente a masculinidades plurales-. Se puede ampliar esta información en la nota de cobertura realizada por la Agencia de Noticias Comunicar Igualdad, socia estratégica en la difusión y multiplicación de nuestras actividades vinculadas a las problemáticas de Género.
 
Estimamos que los contenidos del taller se aplicarán en las diversas actividades e iniciativas que llevan a cabo estas organizaciones en el país y en particular a las desarrolladas en el marco de la campaña “El valiente no es violento”.
 
¿Los jóvenes hablan de estos temas? ¿Cómo hablar de estos temas sensibles con ellos o con quienes son víctimas de violencia especialmente durante el noviazgo?
 
Las distintas expositoras del taller, compartieron con nosotras su experiencia sobre el trabajo con jóvenes en estos temas. La Asociación Civil Trama, por ejemplo, hizo destacó que muchos adolescentes y jóvenes no se sienten identificados con los tipos “clásicos” y modalidades de violencia que se ven entre las parejas adultas. Sí ven con más claridad el tema de los “malos tratos” (violencia de menor intensidad) entre los jóvenes, que pueden manifestarse, tanto dentro de la pareja como fuera de ella, pero de formas menos extremas. Uno de los desafíos es ayudarlos a ver, que estos “malos tratos” (p.e.  control, celos, agresiones verbales) pueden derivar en formas más graves de violencia e incluso la muerte.
 
Para ello recomiendan la utilización de una serie de recursos audiovisuales como el cuadernillo sobre malos tratos en las parejas jóvenes y videos sobre malos tratos en las parejas jóvenes.
 
El equipo de la Campaña del Lazo Blanco, destacó por su parte, la importancia de trabajar con jóvenes para la prevención de la violencia, por su capacidad creativa y su enorme potencial de cambio.
 
Cabe agregar que ambas entidades -Asociación Civil Trama y Campaña del Lazo Blanco- editaron  con  apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y ONU Mujeres de Argentina, dos trabajos muy interesantes y útiles, Masculinidades Plurales. Reflexionar en clave de Géneros y Modelo para armar-Nuevos desafíos de las masculinidades juveniles.
 
Son dos textos cortos, con un diseño ágil e ilustraciones que procuran acompañar los procesos de reflexión sobre igualdad de género. Además de la claridad en las definiciones y sugerencias de estrategias para abordar los temas, proponen ejercicios y actividades para realizar en dinâmicas de taller con jóvenes.
 
¿En qué consiste el concurso en el marco de  “El valiente no es violento”?
 
El concurso de producciones multimedia “El Valiente no es Violento” que tenemos en curso (el plazo para la recepción de propuestas cierra el 30/9), está dirigido a jóvenes o grupo de jóvenes (entre 14 y 29 años), que residan actualmente en Argentina, y tiene como objetivo contribuir a la sensibilización de la población respecto de los estereotipos de género que contribuyen a que se perpetúe la violencia contra las mujeres. La idea es que estos jóvenes pongan en juego su creatividad y subjetividad, y puedan producir una mirada nueva, diferente de dichos estereotipos y la plasmen en estos mensajes. Es también, una buena oportunidad para que aprendan a reconocer la presencia y el peso que los roles tradicionales tienen en su educación formal y familiar, así como en los sentidos transmitidos socialmente.
 
Un jurado especializado, conformado por agencias de Naciones Unidas y organizaciones que apoyan la campaña hará una primera selección de los trabajos ganadores por categorías (todos ellos recibirán menciones). Para la definición de primeros puestos y sus premios, se invitará al público general a través de las redes sociales. La entrega de premios se realizará en la Ciudad de Buenos Aires durante el mes de noviembre, en conmemoración del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia hacia las Mujeres. Los trabajos ganadores serán difundidos ampliamente en el marco de la campaña durante los siguientes años. 
 
¿Sería posible replicar este tipo de iniciativas en otros países?
 
Por supuesto. Como es sabido, la campaña “El Valiente no es Violento” es una iniciativa de alcance  regional, enmarcada dentro de la campaña del Secretario General UNETE para poner fin a la violencia hacia las mujeres. En ese sentido, ya son varios los países de América Latina que se encuentran desarrollando diversas actividades dirigidas a jóvenes. Es por esto que se considera que la campaña, tanto a nivel regional, como las acciones que se están llevando a cabo en los distintos países, tienen un alto potencial de réplica.
 
El concurso en particular, es una iniciativa replicable, porque apela a la creatividad de los/as jóvenes y tienen la capacidad de adaptarse y reflejar expresiones de las distintas identidades culturales y expresiones jóvenes, de zonas urbanas, rurales, etc.
 
Fuente: Revista Humanum
 

NEWSLETTER

Usted recibirá las últimas noticias, novedades y eventos en su correo electrónico.

Suscribirse

PARA PENSAR

En la Argentina hay unos 980.000 de alumnos en instituciones educativas rurales, casi el 10% de la matrícula educativa del país.

Red de Comunidades Rurales - 2009