CONICET DESTACA EL IMPACTO DE CONECTAR IGUALDAD EN SECTORES POPULARES

8 de Julio, 2013

Conicet destaca el impacto de Conectar Igualdad en sectores populares

Un equipo investigador del Conicet investiga las prácticas inclusivas de las tecnologías de información en los sectores populares. La inclusión social por el acceso a las computadoras a través del programa estatal Conectar Igualdad, la interacción entre padres e hijos mediante la tecnología, y el rol de la escuela son algunos de los ejes de una investigación que analiza la relación entre Tics y jóvenes de sectores populares.

Junto a un equipo interdisciplinario, el sociólogo Sebastián Benítez Larghi, que dirige el proyecto de Conicet ´TIC, juventudes y experiencias de tiempo y espacio en el marco del programa Conectar Igualdad en La Plata y Gran La Plata´, dijo que "es notable el gran impacto de Conectar Igualdad en sectores populares garantizando el acceso de los pibes que antes o tenían una sola computadora para cinco miembros de la familia o ninguna".
 
La indagación está abocada a "jóvenes de sectores populares y medios, atravesado por la perspectiva de género, para comparar experiencias de varones y mujeres", explicó el investigador.
 
En las entrevistas, padres y chicos "coinciden en que sin Conectar Igualdad hubiera sido imposible acceder a una computadora, tanto en términos económicos como simbólicos. Llega el Estado a decir que es un derecho", aseveró el especialista.
 
Profundizar en el vínculo entre tecnología y jóvenes "posibilita tener la perspectiva de los actores, para ver cómo la implementación de políticas públicas universales termina teniendo éxito". Algunos ejes que aportó el investigador pasan por entender que a través de los flujos electrónicos "circula información, contactos, bienes culturales, todo lo socialmente significativo para la vida, con la idea muy fuerte de que si no ingresás a estos flujos perdés existencia social".
 
Tanto es así que "si estás fuera de las redes sociales dejás de existir, te perdés, te quedás afuera, y la conexión digital, y a la vez social, tiene mucho peso entre los adolescentes", enfatizó.
 
La llegada masiva de netbooks a los sectores populares "ha generado un cambio en el vínculo padres-hijos. En el hogar se le destina un lugar especial, casi como un altar, y deciden destinar dinero para pagar un servicio de internet para que los chicos se queden en casa", aportó el investigador.
 
También "hay nuevos modos de interacción, porque se altera o revierte la jerarquía de saberes: ahora el saber lo tiene el chico que enseña y con más o menos paciencia el uso de la computadora  orienta las búsquedas online de los adultos", agregó.
 
Se suma "la autonomía de los adolescentes, la falta de control de los padres y una nueva forma de interacción que es muy interesante para seguir investigando".
 
A los adultos se les dificulta entender "la importancia que para los chicos tiene la cuestión comunicacional, de redes sociales y la conexión con los amigos".
 
Benítez Larghi aclaró que el espacio virtual "no reemplaza los espacios de socialización, se acoplan, se atraviesan con el contacto vía chat o watsap por ejemplo, donde construyen relaciones de amistades, algo tan caro para los jóvenes".
 
Un indicador de los códigos virtuales juveniles es que muchos "ponen como familiares, como hermanos en Facebook a sus amigos, y ahí se puede ver la resignificación del artefacto técnico".
 
Estos modos de expresión de los adolescentes a través de las redes sociales "son inéditas, impensadas hace unos años. Sería como ponerse a gritar en una esquina ´estoy triste` porque mi novia me dejó", ejemplifica el sociólogo en relación a los comentarios que hacen los chicos en las redes sociales.
 
El investigador reconoció que "va a llevar unos años ver cómo incide el programa Conectar, con centro en la escuela, en la mejora de habilidades informáticas, si equipara socialmente y de qué manera deviene en las mejoras educativas y laborales. A priori, vemos que se está logrando", concluyó.